Print this page
LA TRANSACCIÓN EN EL DERECHO DEL TRABAJO
29 Jun 2016
(0 votes)

LA TRANSACCIÓN EN EL DERECHO DEL TRABAJO

La transacción es el contrato por medio del cual las partes de una relación jurídico laboral deciden voluntariamente precaver o terminar un litigio, constituyéndose en una de las formas anormales de terminar un proceso judicial con fundamento en la facultad de disposición de los derechos y de las obligaciones que ostentan las partes del conflicto.

Según el artículo 2.483 del Código Civil, la transacción válidamente celebrada goza del efecto de cosa juzgada, sin embargo, podrá interponerse la acción de nulidad o la de rescisión, cuando se considere que se configuran los supuestos de alguna causal de nulidad.

Restricciones de la transacción en materia laboral

En materia laboral, el contrato de transacción está regulado por el artículo 15 del Código Sustantivo de Trabajo, el cual establece que sólo es válida la transacción en los asuntos del trabajo, salvo cuando se trate de derechos ciertos e indiscutibles. Estos son aquellos a los que el trabajador no puede por voluntad propia renunciar, ni mucho menos por exigencia del empleador o un tercero, pues dichos derechos no son negociables, ni transigible. Entre los derechos irrenunciables del trabajador se encuentran: 1. El salario; 2. Las prestaciones sociales y 3. La seguridad social.

Elementos para que la transacción sea válida en material laboral

Para que la transacción tenga validez en el campo laboral es necesario reunir los siguientes requisitos:

  1. Existencia de litigio pendiente o eventual: Es necesario que al momento de celebrar la transacción curse un proceso litigioso, ya que esta busca dar fin a una controversia judicial o la posibilidad de una reclamación inminente
  2. Concesiones reciprocas: Las partes voluntariamente deben ceder respecto de sus intereses para poder llegar a un acuerdo.
  3. Derechos renunciables: Para que la transacción sea válida en materia laboral es vital la existencia de una reclamación y además debe haber un derecho laboralmente renunciable, es decir, que no contrarié los derechos adquiridos o que no desconozca una convención colectiva de trabajo.

Por último, es claro que la transacción en materia laboral es una figura valiosa para las partes, pues ella permite evitar largos litigios o terminarlos si ya se iniciaron, no obstante, es necesario tener en cuenta que, a diferencia de la transacción civil, en el área laboral existen restricciones sobre la disposición de los derechos de las partes que pueden invalidar la misma.

Read 669 times Last modified on Miércoles, 08 Marzo 2017 22:48